El futuro ya está aquí: barreras oclusivas y regeneración ósea

barreras oclusivas

Disponer de un volumen óseo adecuado es un requisito fundamental en cirugía implantológica. Por desgracia, no todos los pacientes poseen esta característica y en numerosas ocasiones nos encontramos ante pérdidas óseas verticales u horizontales que nos dificultan la ejecución de estos casos.

Dependiendo de la gravedad de la falta de hueso existen diferentes soluciones que permiten solventar dichos casos. Pero cuando el defecto óseo es acusado, hasta ahora las técnicas empleadas consistían en tratamientos agresivos con injertos óseos retirados de otra zona como por ejemplo cresta ilíaca o mentón. Actualmente, la medicina regenerativa y la ingeniería de tejidos nos ofrecen una alternativa completamente revolucionaria.

Consiste en una combinación entre ingeniería y biología que está permitiendo regenerar tejidos de forma que nunca hubiéramos imaginado.

Este nuevo campo interdisciplinario ha permitido en odontología trabajar con barreras oclusivas; una técnica vanguardista fruto de la inclusión de la tecnología CAD-CAM en la cirugía oral. Está técnica, supone un cambio de 180 grados a la hora de planificar los tratamientos de muchos pacientes.  Las barreras oclusivas nos permiten solucionar casos de falta extrema de hueso mediante una técnica menos agresiva y más biológica.  

¿Qué son las barreras oclusivas?

Se trata de un dispositivo biomédico de titanio fabricado a través de tecnología CAD/CAM a medida de cada paciente. Su uso está indicado  en paciente con grandes pérdidas óseas que imposibilitan un tratamiento con implantes de forma tradicional.

Las barreras oclusivas adquieren relevancia en los casos de atrofias verticales, es decir donde no tenemos altura de hueso. Tradicionalmente estos casos se solucionaban mediante injertos óseos. Estas cirugías son agresivas y cruentas debido a que necesitamos hacer una doble intervención: una primera en la zona donadora y otra posterior en la región receptora.

A través de las barreras oclusivas podemos recuperar esa altura ósea deseada de una forma menos agresiva y predecible. Todo ello con un postoperatorio menos molesto y con menor inflamación.

Dicho de otra forma, gracias a estos dispositivos de titanio conseguimos mayor cantidad de hueso que permitirá el posicionamiento de implantes convirtiendo una zona débil y dañada en una funcional y estética.

Las barreras oclusivas adquieren relevancia en los casos de atrofias verticales, es decir donde no tenemos altura de hueso.

 

Barrera oclusiva de titanio fabricada a medida del paciente

 

Características de las barreras oclusivas

  • El material con el que se realizan es el Titanio, un material muy utilizado en odontología actualmente. Es biocompatible y posee alta resistencia y fácil manejo.
  • Al estar confeccionadas mediante CAD/CAM de forma personalizada obtenemos una precisión exacta de las dimensiones de la barrera, agilizando y facilitando el proceso quirúrgico.
  • En el interior de la barrera el profesional colocará un coágulo de sangre del paciente (se realiza el mismo día de la cirugía) y ello permitirá una regeneración natural de la zona.

A través de las barreras oclusivas podemos recuperar esa altura ósea deseada de una forma menos agresiva y predecible. Todo ello con un postoperatorio menos molesto y con menor inflamación.

 

Ventajas de las barreras oclusivas

  • Precisión: el proceso de diseño individualizado y el análisis anatómico del paciente permiten crear estas estructuras de titanio de forma precisa y facilitando el ajuste al hueso gracias a una adaptación pasiva.
  • Biomodelo: la creación de un biomodelo (réplica exacta de la anatomía del paciente) creado mediante una impresora 3D permite al especialista disponer de una información muy precisa que sería imposible obtener mediante los métodos convencionales. Con ello, se reduce el margen de error mediante una planificación y toma de decisiones más precisa.

Biomodelo realizado mediante una impresora 3D

  • Regeneración natural: estas barreras permiten una regeneración completamente natural siguiendo los procesos biológicos del cuerpo humano. La barrera de titanio permite mantener en su interior un coágulo de sangre de ese mismo paciente que permitirá regenerar toda la zona afectada de la forma más natural posible.
  • Formación de hueso en altura y anchura: las regeneraciones de defectos horizontales o de anchura poseen unas tasa de éxito muy altas mediante técnicas quirúrgicas convencionales. No así, en los defectos verticales o con falta de altura. Estos casos precisaban técnicas mas agresivas y con menores de tasas de éxito. Mediante las barreras oclusivas disponemos de una nueva herramienta para abordar estos últimos casos de manera exitosa y menos agresiva.

 

Mantenimiento y cuidados de las barreras oclusivas

Una vez colocada la barrera de titanio en la zona afectada, el paciente deberá seguir un protocolo de limpieza y revisiones, que consiste en:

  • En casa: el paciente deberá cepillar la zona de la barrera con un cepillo quirúrgico y realizar unos enjuagues específicos diariamente. 
  • Irrigaciones internas de la barrera cada 10 días: a partir de la segunda semana el paciente debe acudir a la clínica cada 10 días para que el profesional realice una limpieza interna de la barrera.
  • Tiempo de espera: la barrera debe estar anclada al hueso durante unos meses dependiendo del caso concreto de cada paciente.

Esperamos que esta técnica vanguardista os haya impresionado tanto como a nosotros.  Si tenéis cualquier duda al respecto ya sabéis que en Clínica Isla ofrecemos todas las respuestas.

¡Un saludo de todo el equipo!