La salud de la boca en el deportista de élite

bolt1

La  salud de la boca y el deportista de élite mantienen una relación estrecha y, sobre todo, bilateral. Por un lado, la práctica intensiva del deporte va unida a un estilo de vida saludable que va a reducir posibles problemas de salud bucodental.  Y por otro, el estado de salud oral repercute directamente en el rendimiento del deportista.

La realidad, sin embargo, descubre sorprendentemente lo contrario. Un estudio realizados entre deportistas de élite de diferentes disciplinas deportivas desvela los siguientes datos. La presencia de traumatismos dentales es de casi el 50%, detección de caries en cerca del 80% y desgaste dental relacionado con el bruxismo entre el 40 y 85%. Además, un 20% de los deportistas admitían que estos problemas bucodentales influyeron negativamente en su rendimiento. Otro estudio realizado en las Olimpiadas de Londres aportó unos datos similares en cuanto a prevalencia de caries, traumatismos y desgaste.  Además para el 28% estas alteraciones afectaban a su calidad de vida y para el 18 % repercutían en su rendimiento deportivo.

El bruxismo y la caries…  los grandes protagonistas.

El habito de rechinar los dientes y apretarlos con fuerza, es decir, el bruxismo; es más acentuado en muchos casos durante la actividad física intensa. Esta parafuncion provoca desgastes y fracturas de los dientes que generan fuertes dolores que incapacitan la actividad física. La sobrecarga mandibular también tiene su efecto perjudicial a nivel musculoesquelético generando contracturas y descompensaciones en el cuello, cervicales y espalda.

La caries dental despierta dolores intensos que pueden llegar a impedir el ejercicio físico. En situaciones avanzadas, la caries genera infecciones o abscesos que ayudan a cronificar las lesiones deportivas y facilitar las sobrecargas musculares.

Malas oclusiones, una masticación deficitaria e inflamación de encías son otros factores desencadenes de problemas de salud bucodental.

Condicionantes perjudiciales en la vida del deportista de élite.

En el terreno nutricional, el consumo de bebidas energéticas e hidratos de carbono elevan el riesgo de aparición de caries.

La deshidratación propia de la actividad físca, así como, los cambios de estado sicológicos reducen la producción de saliva y provocan sequedad de boca. Estos condicionantes favorecen la desmineralización y la aparición de caries.

La tensión y el estrés que vive el deportista esta íntimamente relacionado con el bruxismo y la sobrecarga mandibular.

Aumentar el rendimiento deportivo está en tu boca.

Después de conocer estos datos y con el exhaustivo grado de seguimiento del deportista, resulta paradójico la poca participación del dentista en el equipo de trabajo de las instituciones deportivas. Bien es cierto, que cada vez son más los clubes que incorporan a un odontólogo a su plantilla y colaboran con clínicas dentales para realizar las revisiones y el seguimiento a sus deportistas.

 

Desde Clínica Isla recomendamos hacer revisiones periódicas, especialmente antes de comenzar la temporada. Es muy importante trabajar la prevención y  la educación en higiene oral.

Si eres deportista de élite o aficionado, pide cita con nosotros. Evaluaremos tu estado de salud bucodental, le pondremos solución a los problemas presentes y te daremos las indicaciones necesarias para que mantengas una correcta salud oral.

 

<div class=”fb-like” data-href=”https://www.facebook.com/clinicaislaoficial/” data-width=”292″ data-layout=”standard” data-action=”like” data-size=”large” data-show-faces=”true” data-share=”true”></div>