Carillas dentales de composite; hoy despejamos todas las incógnitas

 

 

Como ya hemos explicado anteriormente en nuestro blog, las carillas dentales son un tratamiento estético con el que conseguimos mejorar forma y color de nuestros dientes. Este tipo de tratamiento puede realizarse mediante diferentes técnicas que implican distintos materiales, costo y duración.  Hoy nos centraremos en las carillas de composite mediante técnica directa, resolviendo dudas comunes sobre este tratamiento:

¿Qué es el composite?

El composite o resina compuesta es uno de los materiales mas empleados en el día a día de la consulta odontológica.

Tradicionalmente el composite era el material empleado para hacer empastes y restauraciones. A lo largo de los años ha evolucionado considerablemente adquiriendo propiedades estéticas y mecánicas que nos permiten utilizarlo en la actualidad para grandes reconstrucciones dentales sin necesidad de recurrir a las antiguas coronas o fundas. De esta forma, trabajamos de manera más conservadora sin sacrificar estructura dental para obtener un resultado fiable y duradero.

Los composites de última generación incorporan rellenos cerámicos que aportan por un lado mejor estética y por otro mayor resistencia al paso del tiempo.

Además, se trata de un material manipulable y conformable por el odontólogo directamente en la boca del paciente. Esto nos permite solucionar el tratamiento de forma inmediata en una sola cita clínica.

La tendencia actual es hacia la odontología mínimamente invasiva donde los composites ocupan un papel protagonista y sin duda seguirán evolucionando consiguiendo mejores prestaciones en un futuro a corto plazo.



 

¿Qué ventajas aportan frente a las carillas de porcelana?

  • Al tratarse de una técnica aditiva simplemente nos centramos en añadir material donde es preciso, sin la necesidad de realizar esos tallados agresivos imprescindibles para las coronas.
  • Es una técnica reversible ya que nos permite realizar el trabajo, removerlo o modificarlo las veces que queramos sin que sufra el diente natural.
  • El odontólogo puede manipularlo directamente en la boca del paciente obteniendo un resultado inmediato en una sola cita clínica, al contrario que las carillas de porcelana que necesitan ser confeccionadas en el laboratorio.
  • Económicamente las carillasa de composite son menos costosas que las carillas de porcelana.
  • Las carillas de composite pueden ser reparadas fácilmente mientras que las de porcelana requieren ser reemplazadas por unas nuevas.

Al tratarse de una técnica aditiva simplemente nos centramos en añadir material donde es preciso, sin la necesidad de realizar tallados agresivos imprescindibles para las coronas.

 

¿Qué limitaciones o puntos débiles tiene este tratamiento?

  • A pesar de la gran evolución del composite, sigue tratándose de un material menos resistente que las porcelanas. Por ello tiene ciertas limitaciones mecánicas ante dientes con muy poca estructura remanente. Son casos de grandes reconstrucciones, en las cuales estaría más indicada una solución mediante carillas de porcelana u overlays cerámicos.
  • Es un material poroso que con el paso del tiempo absorbe colorantes de los alimentos y va perdiendo su acabado original. Requiere un pulido anual para devolverle esas características y propiedades perdidas.
  • Una carilla de composite tiene una vida media de siete años.

 

¿Cómo debo cuidar mis carillas dentales de composite?

  • Moderar el consumo de alimentos con colorantes tipo café, infusiones o tabaco para que el composite mantenga durante más tiempo su acabado original.
  • Son fundamentales las revisiones anuales para vigilar posibles filtraciones.
  • Realizar cada año un pulido de estas restauraciones y así devolverle sus propiedades estéticas y ópticas.
  • Llevar a cabo una buena higiene bucodental.
  • Evitar hábitos como morder las uñas que puedan provocar que la carilla se fracture.

 

¿En qué casos están indicadas las carillas de composite?

  • Cierre de diastemas o espacios entre los dientes.
  • Fracturas dentales.
  • Alteraciones de la forma de los dientes.
  • Ante un traumatismo dental la primera elección será una carilla de composite para supervisar la evolución de ese diente.
  • Diente endodonciado que sufre una alteración de color.

 

 

Este tipo de tratamientos estéticos requieren algo fundamental, un estudio minucioso de la sonrisa. Para ello es imprescindible estar familiarizado con la fotografía oral y la experiencia clínica en el manejo de composites de última generación. Nuestro equipo de trabajo posee experiencia y formación en estos campos, lo nos permite ofrecer tratamientos predecibles donde cada paciente alcanza la satisfacción.

Si ha quedado alguna incógnita por despejar o hay algún aspecto de tu sonrisa que quieras mejorar; no dudes en ponerte en contacto con nosotros, el equipo de Clínica Isla estará encantado de recibirte.

Un saludo!