Blanqueamiento dental: mitos y realidades

blanqueamiento-mitos-y-real

En el post de hoy vamos a  hablar sobre un tema interesante, el Blanqueamiento dental y todo lo que le rodea. Entorno al blanqueamiento dental existe una gran cantidad de dudas. Es muy habitual que acudan pacientes a la clínica preguntándonos si “blanquear los dientes daña el esmalte”, si es “malo para las encías” e incluso si “provoca cáncer”. Además, el marketing que existe alrededor de este procedimiento y la pseudoinformatización que encontramos en Internet, muchas veces, no ayudan a aclararnos esa incógnitas. Por no hablar de esos remedios caseros milagrosos, un verdadero peligro para nuestro dientes. Así que, con este post pretendemos dar respuesta a todas esas preguntas que podéis tener sobre el Blanqueamiento Dental.

Hay que destacar, muy importante, que el blanqueamiento dental es un procedimiento estético.  Y como todo procedimiento estético es muy dependiente de la percepción subjetiva del paciente.

Esto quiere decir que si nuestras expectativas son que nuestra sonrisa sea color blanco nuclear e idéntica a la fotografía que tiene una estrella de Hollywood en una revista; es muy probable que no la obtengamos. ¿Por que?.

El secreto de la sonrisa “made in USA” o blanco nuclear.

Lo primero, esa sonrisa blanco nuclear que tanto gusta en Estados Unidos, probablemente no sea fruto de un blanqueamiento dental sino de unas carillas cerámicas.

Segundo, en la percepción estética global de la sonrisa no solo influye el color de los dientes, sino también la forma de ellos y el estado de las encías.

El tercero, es muy probable que esa foto fuese tratada con Photoshop.

Lo cierto es que este tono de color no nos gusta a muchos odontólogos, porque no es natural. Mediante los blanqueamientos podemos conseguir una “luminosidad” estupenda en las sonrisas sin perder la naturalidad. Ahora si, en cuanto a gustos cada uno tiene el suyo.

La predeciblididad del blanqueamiento

En este punto es donde la publicidad puede traicionarnos. Porque a día de hoy, el blanqueamiento por supuesto que blanquea…!  pero no se puede asegurar un tono de color determinado. Cada sonrisa se comporta de manera diferente y existen tipos de dientes con mejor respuesta a los agentes blanqueantes. Así que, nadie puede asegurarnos que el color de nuestros dientes cambie exactamente al mismo tono que el de la foto de un póster.  Si queremos asegurarnos un color y forma concretos tenemos que recurrir a otro procedimiento clínico como las carillas cerámicas.

Tipos de Blanqueamientos Dentales

Sin entrar en detalles podemos distinguir tres tipos de blanqueamientos: el blanqueamiento clínico,  blanqueamiento ambulatorio y la técnica combinada clínico-ambulatoria. Vamos a analizar cada uno por separado.

  • Blanqueamiento clínico: consiste en aplicar un gente blanqueante a una concentración mayor que el empleado en el ambulatorio. Debido a su potente acción, es necesario proteger muy bien las encías para no sufrir lesiones. Imprescindible la supervisión de un odontólogo.

Está indicado en casos de urgencia. Por ejemplo, “me caso dentro de una semana”, “tengo una entrevista en la televisión pasado mañana”. Los resultados son rápidos pero tiene un elevado grado de recidiva; es decir, podemos retroceder hacia el color inicial.

¡Ojo! a los “Blanqueamientos Express”: una vez más, el marketin jugandonos una mala pasada. Muchos centros con el afán de ser más atractivos y captar más pacientes pueden publicitarse con el siguiente mensaje: “Blanqueamiento en una sola sesión y baja 8 tonos”, Blanqueate los dientes en 20 minutos!, con  Arco de plasma, Láser de diodo, Láser de luz fría,  con una espada láser!!! en fin…  Es importante aclarar que la luz que acompañemos al agente blanqueante, sea cual sea, lo único que hace es acelerar el proceso de blanqueamiento pero no por ello va a blanquear más. Es decir, con los blanqueamientos sin luz activadora podemos obtener los mismos resultados que con un láser pero vamos a tardar más tiempo.

Debemos advertir que estos blanqueamientos tan agresivos pueden provocar irritaciones pulpares irreversibles o lo que es lo mismo, lesiones en los nervios de los dientes que pueden terminar en una Endodoncia (coloquialmente “matar el nervio”). Es preferible tener un poco de paciencia y evitar estos riesgos.

  • Blanqueamiento ambulatorio: se realiza plenamente en casa. Tras confeccionar unas férulas a medida del paciente, se adjunta un kit con agente blanqueante a menor concentración que el empleado en clínica. Generalmente es un gel que se aplica en las férulas y lo llevamos en boca todos los días un tiempo determinado.

Es un procedimiento muy seguro, con menor grado de recidiva que el blanqueamiento en una sola sesión y por supuesto menos riesgos de irritación pulpar. Exige constancia y más tiempo.

  • Blanqueamiento con técnica combinada clínico-ambulatoria: consta de diferentes sesiones clínicas, durante tres semanas normalmente, donde aplicamos el agente blanqueante a mayor concentración y no tan agresivo como en blanqueamiento de una  sola sesión. Además se suministra al paciente un kit ambulatorio con sus férulas personalizada y el agente blanqueante de menor concentración. De esta manera conseguimos hacer un blanqueamiento muy eficaz, sin riesgos de irritación pulpar, con menos recidiva y en mucho menos tiempo que el ambulatorio.

En conclusión, con el blanqueamiento dental podemos resaltar la sonrisa ganando muchísima luminosidad. Pero antes, es imprescindible realizar un estudio de la sonrisa; en él detectaremos la presencia de caries,  restauraciones dentarias, coronas de porcelana y otros factores que pueden interferir en el blanqueamiento. Una vez valorado el caso se opta por el blanqueamiento que mejor se adapte a cada paciente.

Con este post esperamos haber dado respuesta a todas vuestras dudas sobre el blanqueamiento dental.  Si necesitas más información, no dudes en acudir a Clínica Isla, os la daremos encantados.

¡Un saludo!